BODEGAS
Aldeanueva de Ebro,  donde el último rayo de sol es verde
Paseos entreViñas
SIGUENOS
Fecha
    Los hallazgos arqueológicos han demostrado que el término municipal de Aldeanueva de Ebro estuvo poblado desde fechas muy antiguas, encontrándose en sus inmediaciones restos de cerámica datados en la Edad de Bronce final (alrededor del 800 a.c.).

    En época romana, los centuriaciones o reparto de tierras cultivables de Calahorra y Alfaro, se unían en el actual casco de Aldeanueva de Ebro, por lo que su territorio era cultivado por calagurritanos y alfareños, quienes construyeron distintos asentamientos rústicos de los que se han encontrado restos constructivos en el mismo casco urbano así como un ara votiva en las proximidades.








   





    Ya en la Edad Media, tras la reconquista cristiana ocurrida a mediados del siglo XI, surge el actual núcleo urbano. Las condiciones que ofrecía las tierras que se extendían entre la sierra de Yerga y el río Ebro la hacían especialmente apetecible para el desarrollo agrícola y pastoril, por lo que progresivamente se fueron estableciendo algunos moradores en una suave loma protegida de las aguadas de las tormentas y con una fuente a sus pies. Es posible afirmar que estos primeros pobladores procedían de la cercana aldea de Aguilar, situada a pocos kilómetros de Calahorra junto a las orillas del río Ebro, y actualmente desaparecida.

    En un principio no se puede hablar de la existencia de una aldea, sino que únicamente eran casas de campo, construidas en un punto estratégico para cultivar y controlar los pastos de la zona. Con la progresiva llegada de moradores surgirá una verdadera aldea a la que los documentos de comienzos del siglo XIV llaman indistintamente “la aldea nueva” o “la aldea de la fuente”. Al encontrarse dentro de la jurisdicción de la ciudad de Calahorra, pasó a depender directamente de ella.

    Para tratar los asuntos comunes, todos los vecinos se juntaban o “ayuntaban”, siendo este el origen del ayuntamiento o concejo del lugar de Aldeanueva. Con la construcción en el S. XIV de una pequeña iglesia con cabida para unos 100 vecinos, los aldeanos dispusieron de los elementos básicos de una aldea en esa época.

    En el siglo XVI se produce la consolidación y aumento de la población, llegándose a los 350 núcleos familiares. La bonanza económica y el aumento de la población se manifiestan en una serie de obras de gran envergadura como la ampliación de la iglesia parroquial y la realización de su espectacular retablo mayor o la construcción de las ermitas de San Roque y del Portal.

    Frente a la bonanza del siglo XVI, el XVII está marcado por la crisis demográfica y económica. Iniciado el siglo con una feroz epidemia de peste, la sequía y el pedrisco dejaron en torno a 1650 al pueblo sin grano para sembrar y mucho menos para hacer frente al pago de los impuestos. Una deuda de 14.000 reales a las arcas reales provocó la venta de bienes, casas y enseres de los vecinos por parte de los recuadadores. Esta situación de miseria condujo al abandono masivo del lugar, descendiendo su número a 275 cabezas de familia.

    En el año 1663, Juan Manuel Iñiguez de Arnedo compró Aldeanueva, pasando a ser un pueblo de señorío con el nuevo nombre de Arnedo de Ebro. Pero los vecinos, a pesar de la calamitosa situación en la que se encontraban, decidieron hacer uso del derecho de tanteo, por el cual en un plazo de 60 días podía comprar la villa pagando 4.125.000 maravedíes. Tras duros pleitos, el 13 de febrero de 1664 Felipe IV admite el tanteo concertándose el 25 de marzo la venta de la jurisdicción, señorío y vasallaje de Aldeanueva a favor de sus vecinos, pasando desde ese momento a ser una villa independiente.

    Ya libres de dependencias, el siglo XVIII fue un periodo próspero que se materializó en importantes obras civiles y religiosas. Así la iglesia parroquial se ve fuertemente transformada con la construcción de un nuevo pórtico -desde entonces considerado su entrada principal-, de nuevas capillas, la ampliación de la sacristía, o con un nuevo cementerio construido en su interior. También es probable que en ese siglo se edificara la ermita de la Virgen de los Remedios. Pero además se emprendieron importantes obras civiles como la construcción de una presa para contener las aguas sobrantes del río Cidacos y conducirlas mediante acequias hasta los campos aldeanos.

    El siglo XIX se inicia con la acción devastadora de las tropas francesas, quienes en el año 1808 y por cuatro ocasiones invaden el pueblo, saqueando las casa particulares, iglesa, ermitas, así como el granero de trigo del pueblo. Las guerras carlistas que afectaron de modo indirecto al pueblo y el proceso desamortizador de laos bienes eclesiásticos fueron algunos de los acontecimientos que alteraron la rutina diaria de los aldeanos.

    La primera mitad del siglo XX fue muy tensa y dura. Las enormes desigualdades en la propiedad, las crisis periódicas de hambre, el desempleo y la miseria de la mayoría de la población, era la realidad social existente. La guerra civil y la dura posguerra completan el panorama de uno de los periodos más difíciles de nuestra historia.

    Afortunadamente la situación ha cambiado en las últimas cuatro décadas, desarrollándose un periodo de prosperidad que ha transformado el pueblo. La modernización de su agricultura, gracias a la mecanización y a la ampliación de regadíos, ha posibilitado una importante producción hortofrutícola a la par que se ha incrementado la productividad del viñedo, que junto a las champiñoneras completan la actual producción agraria. Asociada a la agricultura se ha desarrollado una pujante industria alimentaria con varias fábricas de conservas vegetas y un número creciente de bodegas tanto de elaboración como de crianza de vinos. Pero además se ha abierto a otros sectores industriales como el del metal, contando con una fábrica de envases metálicos, que se encuentra entre las más importantes de La Rioja.

    Esta pujanza económica ha permitido acabar con el paro local y además atraer mano de obra de las poblaciones vecinas y en fechas recientes del extranjero. En su callejero, las continuas mejoras urbanísticas, las nuevas construcciones tanto públicas como privadas, y las obras del artista local Miguel Angel Sainz diseminadas por calles y plazas han cambiado el paisaje. Todo ello sin olvidar la dotación y mejora de sus infraestructuras sanitarias, educativas deportivas y culturales, que hacen de Aldeanueva de Ebro un pueblo próspero capaz de encarar con garantías los retos del siglo XXI.
Historia
Bodegas Alvarez Alfaro
Bodegas Ciceron
Bodegas Corcel
Bodegas D.Mateos
Bodegas del Medievo
Bodegas Domeco de Jarauta
Bodegas Finca Manzanos
Bodegas Lacus
Bodegas Pastor Diaz
Bodegas Quinta Avenida
Bodegas Sendero Royal
Bodegas Viña Herminia
Bodegas Viñas Nuevas
Viñedos de Aldeanueva
Viñedos de Alfaro
Viñedos Real Rubio
Viñedos Ruiz Jiménez
Bienvenidos DOC Rioja Museo del Vino Museo del vino Calendario Noticias
¿Dónde estamos? Bodegas Visitas a bodegas ¿qué visitar?
Historia Aula de Cata ¿dónde dormir?
Paseos EntreViñas ¿dónde comer?
EntreViñas Reservas
Recibe información
MUSEO DEL VINO DE ALDEANUEVA DE EBRO - LA RIOJA (ESPAÑA)
Teléfono de información: (+ 34) 941 163 214           -           E-mail: info@enoturismo.es
AYUNTAMIENTO DE ALDEANUEVA DE EBRO        www.aldeanuevadeebro.org
Copyright © 2012. Reservados todos los derechos.
Inicio
Actividades
Organiza tu viaje
Agenda
Noticias
DOC RIoja
Bienvenidos


Aviso legal
Política de privacidad
Diseñado por ARAVINO
Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanJapaneseRussianSpanish